Lunes 4 de Julio – Conocimiento que salva – Matinal para Jóvenes

Le escribí las grandezas de mi ley, pero las vio como algo extraño (Oseas 8: 12).

DURANTE MUCHOS AÑOS EL TEMPLO DE JERUSALÉN construido por Salomón había convocado a los israelitas para la adoración a Dios. Después de la muerte de Salomón, Jeroboam subió al poder sobre las diez tribus del norte y, temiendo que Israel se volviera a unificar con Judá, levantó dos becerros de oro en Betel y en Dan y exclamó: «Israelitas, demasiadas veces han ido ustedes Jerusalén. ¡Aquí tienen a los dioses que sacaron de Egipto!» (1 Rey. 12: 28).

Doscientos años más tarde, cuando Oseas profetizaba sobre las diez tribus, poco grababa Israel del culto a Dios; la idolatría a Baal ya Astarot verdadera habían suplantado la adoración.

¿Qué los llevó a olvidar al verdadero Dios? ¿Era mucho tiempo doscientos años para olvidar a quien había obrado tantas maravillas entre ellos? El tiempo no fue la causa del olvido, sino la falta de conocimiento. Oseas transcribía las palabras divinas al exclamar: «Mi pueblo ha sido destruido porque le faltó el conocimiento» (4:6). Poco a poco, la ley de Dios había sido dejada de lado y otras costumbres y tradiciones se habían alojado en el corazón israelita.

Gary Kah es un hombre que trabajó en una carrera gubernamental exitosa; debido a su trabajo estuvo relacionado con embajadas, oficiales y ministros de diferentes países y con periodistas de todo el mundo. A través de ese trabajo descubrió que existe un plan para tener un gobierno, una economía y una religión mundial, que intentará romper con las conciencias individuales y engañará a las masas para lograr el control.

Si bien para los adventistas no era nuevo lo que él descubrió, ya que las profecías de Apocalipsis 13 y 14 así lo anunciaban, Kah hace una exhortación profunda sobre la importancia de la Biblia para no ser engañado. «¡No crea solamente lo que dice un predicador; averiguelo usted mismo! Conozca lo que cree y por qué lo cree. ¿Cómo puede evitar ser engañado si no sabe lo que dice la Biblia? Alguien puede estar tratando de desviarlo de la fe, pero a menos que usted conozca bien las Escrituras, no lo sabrá. La hora del cristianismo tibio y el analfabetismo bíblico ya pasó» ( Rumbo a la ocupación mundial , p. 230).

Las profecías nos advierten que habrá un engaño mundial. Nosotros, ¿sabremos permanecer en la verdad, aunque el mundo nos condene? La única manera de no errar por seguir a un líder religioso o político como lo hizo Israel, es estudiar en profundidad la Palabra de Dios.

Radio Adventista

View all contributions by