Sábado 23 de Julio – Tuvo un cumplimiento parcial – Matinal Jóvenes

Después de esto, derramaré mi espíritu sobre la humanidad entera, y los hijos y las hijas de ustedes profetizarán; los ancianos tendrán sueños, y los jóvenes recibirán visiones (Joel 2:28).

LUEGO DE LA ASCENSIÓN DE CRISTO, los apóstoles esperaron la promesa del bautismo del Espíritu Santo. Cuando esto se cumplió, la lluvia fue tan abundante y la manifestación divina tan palpable, que los apóstoles resultaron un frente unido en la predicación del evangelio y ese día tres mil personas se unieron a la naciente iglesia.

El discurso que dio Pedro en aquella ocasión comenzó con la frase: «Varones judíos, y ustedes, habitantes todos de Jerusalén, sepan esto, y entiendan bien mis palabras. Contra lo que ustedes suponen, estos hombres no están borrachos, pues apenas son las nueve de la mañana. Más bien, esto es lo que dijo el profeta Joel» (Hech. 2: 14-16). ¿A qué mensaje de Joel hacía referencia Pedro? Como él mismo lo dijo en su discurso, Joel predecía un derramamiento del Espíritu Santo sin precedente, ya que descendería sobre todos sin distinción de edad, sexo o estrato social.

Ya han pasado más de 1900 años de ese tremendo suceso que marcó el comienzo de la iglesia cristiana, pero tiempo antes de la venida de Jesús, la manifestación espiritual del Pentecostés se volverá a repetir. Haciendo referencia a esta profecía, Elena G. White comentó: «El Señor anunció por boca del profeta Joel que una manifestación especial de su Espíritu se realizaría en el tiempo que precedería inmediatamente a las escenas del gran día de Dios (Joel 2:28) . Esta profecía se cumplió parcialmente con el derramamiento del Espíritu Santo, el día de Pentecostés; pero alcanzará su cumplimiento completo en las manifestaciones de la gracia divina que han de acompañar la obra final del Evangelio» ( El conflicto de los siglos , p. 12).

¿Estás preparado para que la profecía de Joel alcance el cumplimiento completo en tu vida? ¿Estás en paz con tus semejantes, así como lo estaban los apóstoles en el aposento alto? ¿Dedicas tiempo a la oración ya la meditación a fin de preparar tu espíritu para recibir al Espíritu divino?

Los adventistas estamos llamados por Dios para realizar la obra final del Evangelio, pero por mucho que nos esforcemos, todo será inútil si el Espíritu Santo no guía, acompaña y dirige la obra. Por esta razón, es fundamental prepararnos individualmente y como iglesia, para que las palabras de Jesús: «Este evangelio del reino será predicado en todo el mundo para testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin». (Mat. 24: 14) se cumplirá en nuestra generación.

Radio Adventista

View all contributions by