Viernes 22 de Enero – Cuatro actos – Devoción Matutina para Jóvenes 2021

“Le dijo: Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo. Habiendo dicho esto, fue y llamó a María su hermana, diciéndole en secreto: El Maestro está aquí y te llama” (Juan 11:27, 28).

Esta es una historia en cuatro actos. Si estudiamos los encuentros de las personas con Jesús, muchas veces encontramos este mismo patrón. En el caso de Marta y María, se dio así:

Primer acto

Marta, la que antes levantaba la voz y se quejaba de que su hermana no la ayudaba, le llevó a María buenas noticias en secreto. Probablemente en ese momento no era lo más sensato armar mucho revuelo por la llegada de Jesús. También podemos aprender que algunos corazones solo son receptivos a los llamados en secreto, con dulzura y tacto.

Segundo acto

María, al oír esto, se levantó de prisa y fue a él (Juan 11:29).

Tercer acto

Jesús se acercó a la tumba y llamó a Lázaro, quien resucitó y salió (Juan 11:41-44).

Cuarto acto

Muchos de los judíos que habían ido para acompañar a María, vieron lo que Jesús hizo y creyeron en él (Juan 11:45).

En resumen:

  1. Él llama.
  2. Alguien va corriendo a él.
  3. El obra un milagro.
  4. Otros creen.

Historias así a veces toman más de un día. Pueden resultar incomprensibles y estar plagadas de interrogantes sin respuesta; pero no dudes de que él quiere que todos esos actos se cumplan en tu vida.

“Cristo no solo tenía que pensar en quienes amaba en Betania; tenía que considerar la educación de sus discípulos. Ellos habían de ser sus representantes ante el mundo, para que la bendición del Padre pudiese abarcar a todos. Por su bien permitió que Lázaro muriese. Si le hubiese devuelto la salud cuando estaba enfermo, el milagro, que es la evidencia más positiva de su carácter divino, no se habría realizado” (El Deseado de todas las gentes, p. 486). Confiémosle nuestra vida a Jesús. Dejemos que él escriba la historia.

Radio Adventista

View all contributions by