Sábado 8 de Enero – Como espada de doble filo – Matinal Adultos 2022

«Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos». Hebreos 4:12, NVI

LA ESPADA DE LA CUAL HABLA NUESTRO TEXTO de hoy es, por supuesto, «la espada del Espíritu, […] la palabra de Dios» (Efe. 6: 17). Es la palabra que tiene poder, no solo para llevar luz a lo más profundo del corazón humano, sino también para transformarlo, según la voluntad de Dios. Esto es siguiente exactamente lo que sucedió en la historia que nos cuenta HMS Richards.

Un colportor vendía ejemplares del Nuevo Testamento en Tolón, Francia, a soldados que se embarcaban para luchar en la Guerra de Crimea. Entonces uno de ellos preguntó al colportor que clase de libros vendía.

-Es la Palabra de Dios —respondió el colportor.

-Deme uno hacia fuera el soldado—. Sus páginas me servirán para encender mi pipa.

Cuenta Richards que, al oír estas palabras, el colportor se entristeció mucho, pero continuar con su obra de «echar su pan sobre las aguas», con la confianza de que después de muchos días lo recogería. Un año más tarde, el colportor se trabajó en el centro de Francia cuando buscó alojamiento en una posada. Ahí supo que los dueños han perdido a un hijo en la Guerra de Crimea. El joven había sido gravemente herido, pero pudo regresar a su hogar, donde murió poco después.

-Nuestro consuelo es que murió en paz y gozoso -dijo la madre – Todo gracias a un pequeño libro que, según él nos dijo, llevaba para todas las partes.

—¿Puedo ver ese libro? -preguntó el colportor.

Era un ejemplar del Nuevo Testamento, con esta inscripción: «Recibido en Tolón [fecha); despreciado, descuidado, leído, creído. Aquí encontré la salvación ». *

El lugar y la fecha coincidían. Además, al libro le faltaban las últimas veinte páginas. No había duda alguna: se trataba del mismo joven, y del mismo libro. Las páginas que al principio el joven usó para encender su pipa, al final encendieron la luz de la esperanza en su corazón. «La espada del Espíritu» había penetrado hasta lo más profundo de su alma, trayendo paz y salvación.

He aquí una excelente resolución, ahora que el año es todavía joven.

RESUELTO: Que no dejaré pasar un día sin que la Palabra de Dios, que «es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos», penetre hasta lo más profundo de mi vida, y transforme «los pensamientos y las intenciones de mi corazón ».

Espíritu divino, ilumina con la luz de tu Palabra mi ser entero, y haz de mí una nueva criatura, para la gloria de Dios.

* HMS Richards, Las promesas de Dios, Review and Herald, 2003, p. 31.

Radio Adventista

View all contributions by