Sabado 21 de Diciembre – COMPASIÓN – Devocion Matutina para Jóvenes

COMPASIÓN

Bienaventurado el que piensa en el pobre. Salmo 41:1.

Hace muchos años, la revista El Centinela publicó una historia titulada “Una Navidad diferente”. El personaje central fue Wally, un niño con síndrome de Down.

Wally estaba más desarrollado que los otros niños de su clase. En la escuela todos lo amaban porque les compartía su almuerzo y los protegía en el juego. Se acercaba la Navidad, y la iglesia organizó una representación en la que los actores serían niños. A Wally le tocó el papel del mesonero. No tendría mucho que decir, incluso podía mover la cabeza para negarles la entrada a José y María.

Cuando llegó el momento del programa, la iglesia estaba llena. El escenario semejaba una calle del primer siglo en Judea. Comenzaron a desarrollarse las primeras escenas, y pronto llegó la del mesón de Belén. Wally se paró a la entrada de su mesón de cartón con los brazos cruzados y con una barba que le llegaba hasta el pecho. José le pidió hospedaje y Wally le dijo que no había lugar. Insistió y, con fuerte voz, Wally le dijo que no. José tomó la mano de María mientras comenzaban a retirarse. La niña que representaba a la virgen manifestó una tristeza tan profunda en su pálido rostro que Wally se conmovió y modificó el libreto. A gritos, con lágrimas, exclamó: “¡Vengan! ¡Yo les doy mi cama!”

Desde entonces ha habido muchos programas navideños en esa iglesia, pero nadie recuerda uno tan conmovedor como ese. Aunque Wally no se apegó al libreto ni a la historia, sí se apegó al espíritu de la Navidad, un espíritu de amor y compasión.

Pronto llegará la Navidad y habrá mucha luz, mucha música y comida de sobra, pero en el corazón de muchas personas habrá tristeza. Habrá prisioneros añorando su hogar, ancianos recluidos en un asilo recordando a su familia, indigentes pidiendo algo para comer, enfermos peleando por su vida en una cama de hospital. Si en esta temporada le llevas un poco de alegría a alguno de ellos, habrás sido tocado por el espíritu de la Navidad, el Espíritu de Cristo, quien se apiado de nosotros y vivo a darnos su vida.

Radio Adventista

View all contributions by