Sábado 18 de Enero – Y esta páz cuidara sus corazones – Matinal Adultos

Y esta paz cuidará sus corazones y sus pensamientos por medio de Cristo Jesús (Filipenses 4:7, DHH).


¿Cuál es el verso más resaltado de la Biblia? Hace un par de años Amazon dio a conocer una lista con los pasajes más subrayados en los libros de mayor venta. De acuerdo con la famosa empresa, el versículo bíblico con la cantidad de resaltados es filipense 4:6, 7: “No se aflijan por nada, sino preséntenselo todo a Dios en oración; pídanle, y denle gracias también. Así Dios les dar su paz, que es más grande de lo que el hombre puede entender; y esta paz cuidará sus corazones y sus pensamientos por medio de Cristo Jesús” (DHH). Y no es para menos que este texto haya sido el ganador. Hoy, más que nunca, nuestro mundo está repleto de personas angustiadas, estresadas, afligidas; que han vivido un pasado terrible, que están atravesando por un presente muy difícil y que suponen que les depara un futuro poco prometedor.

Para quienes nos sentimos agobiados por ese estrés provocado por una preocupación excesiva en el ahora, las palabras de Pablo no podrían ser más oportunas: “No se aflijan por nada”. El verbo griego convertido como “aflijan”, merimnate, conlleva también la idea de estar ansiosos y preocupados. En Mateo 13:22 se traduce como “las preocupaciones de esta vida” (NVI). ¿Cómo se atreve Pablo a decirnos que no nos afanemos ni nos preocupemos por lo que está ocurriendo en nuestra vida? ¿Acaso él espera que adoptemos un quietismo absoluto y cerremos los ojos ante lo que estamos viviendo? Por supuesto que no. De hecho, Pablo no nos llama a la quietud irresponsable, sino a la movilidad más productiva. Para el apóstol, la salida a nuestros problemas no es la preocupación inerte, sino la oración fervorosa. Así que, en lugar de cargar con nuestra ansiedad, nos iría mucho mejor si doblamos nuestras rodillas y la depositamos delante de la presencia divina. Es como si Pablo nos estuviera diciendo: “Lo que tenemos que hacer es no preocuparnos por nada y orar por todo”. *

Cada momento que intente robarnos la paz y sumergirnos en el agobio constituye una valiosa oportunidad para que oremos. ¿Y por qué hemos de hacerlo? Porque así Dios nos dará su paz. Y ¿qué hará esa paz? “Cuidará [nuestros] corazones y [nuestros] pensamientos por medio de Cristo Jesús” (Filipenses 4:7, DHH)”. Hoy es un buen día para comenzar a experimentar esa paz.

* René C. Zapata, Comentario bíblico del continente nuevo: Filipenses (Miami: Unilit, 1996), p. 150.

Radio Adventista

View all contributions by