Miercoles 10 de Junio – HORACIO MANN – Devocion Matutina Jóvenes

HORACIO MANN

Nadie puede vivir para siempre; todos morirán; nadie puede escapar del poder de la tumba. Salmo 89:48.

Tarde o temprano, todos pasamos por la amarga experiencia de perder a un ser querido. Nunca es fácil decir adiós. Horacio Mann aprendió esta triste lección en sus años de adolescencia, cuando su hermano mayor se ahogó mientras nadaba solo en la laguna Uncas.

Los sentimientos que experimentó Horacio durante las semanas que siguieron al fatal accidente fueron los mismos que todos experimentamos al enfrentarnos a una pérdida semejante. Comprender a Horacio te podrá ayudar a comprender a un amigo.

Negación: ¡No! Esteban no puede estar muerto. ¡Es un buen nadador! Sé que no es verdad. ¡Tal vez estoy soñando!

Los vecinos acudieron a la casa, y se sentaron junto a la familia. Trajeron alimentos y ayudaron en los quehaceres. Lloraron con los familiares a la hora del funeral. En esas circunstancias, Horacio necesitaba un amigo.

Ira: ¿Por qué permitió Dios que me sucediera esto? ¡No es justo! ¡Dios podía haber salvado a mi hermano!

Durante esta etapa, Horacio necesitaba que alguien lo escuchara sin juzgarlo mal por causa de su enojo.

Depresión: Horacio limpiaba la maleza del jardín que Esteban había plantado, y pensaba: “Ya no me importa nada. La verdad es que no quiero ir a la escuela si no va Esteban. No puedo dormir y no quiero comer. La vida ha perdido la razón de ser sin mi hermano”.

Durante esta etapa, Horacio necesitaba alguien con quien hablar, con quien compartir sus tristes recuerdos acerca de Esteban. Necesitaba compartir su dolor y saber que estaba bien llorar.

Aceptación: Una noche calurosa de agosto, cuando sentía que ya no podía soportar más la soledad, Horacio se dirigió al patio trasero, en la pequeña colina donde habían hecho tantos planes con Esteban. Se acostó en el pasto y lloró. Después de unos momentos, se sentó y decidió obtener una buena educación y lograr que los sueños que él y Esteban habían compartido se hicieran realidad.

Como resultado de esta decisión, Horacio Mann llegó a ser un maestro que contribuyó muchísimo al establecimiento de la educación primaria pública y gratuita en los Estados Unidos.

Radio Adventista

View all contributions by