apostol pablo

“Con Cristo he sido juntamente crucificado; y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en la carne, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó [...]

“Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a [...]

“Después, pasados ​​catorce años, subí otra vez a Jerusalén con Bernabé, llevando también conmigo a Tito” (Gálatas 2: 1). En el capítulo 2 del libro de Gálatas, Pablo se refiere a un viaje a Jerusalén. El [...]

“Pero os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí no es una invención humana, pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo” (Gálatas 1:11, 12). [...]

“Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren [...]

“Pablo, apóstol, no por disposición de hombres ni por hombre, sino por Jesucristo y por Dios Padre que lo resucito de los muertos y todos los hermanos que están conmigo, a las iglesias de Galacia” [...]

“La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén” (2 Corintios 13:14). Pablo concluye su carta con la bendición que abarca la gracia de [...]

“Por lo demás, hermanos, tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir y vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros “(2 Corintios 13:11). A ciertos vehículos especiales se [...]

“Ésta es la tercera vez que voy a vosotros. Por boca de dos o de tres testigos se decidirá todo asunto “(2 Corintios 13: 1). En 2 Corintios 13, encontramos palabras finales del apóstol Pablo a [...]

“Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltara, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca” (2 Corintios 12: 7). [...]

“Ciertamente no me conviene gloriarme, pero me referiré a las visiones ya las revelaciones del Señor” (2 Corintios 12: 1). En 2 Corintios 12, el apóstol Pablo relata su privilegio de haber sido llamado por [...]

“¿Son ministros de Cristo? (Como si estaba loco hablo.) Yo más; en trabajos, más abundante; en azotes, sin número; en cárceles, más; en peligros de muerte, muchas veces” (2 Corintios 11:23) . En 2 Corintios [...]

“¡Ojalá me toleraseis un poco de locura! Sí, toleradme, porque os celo con celo de Dios, pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo ”(2 Corintios 11: [...]

“Pero el que se gloria, gloríese en el Señor” (2 Corintios 10:17). Se cuenta de un diálogo imaginario entre un león y otros animales en la selva. El león estaba haciendo una investigación con una [...]

“Os ruego, pues, que cuando presente, no tenga que usar de aquel atrevimiento con que estoy dispuesto a proceder resueltamente contra algunos que nos tienen como si esté anduviéramos según la carne” (2 Corintios 10: [...]

“Yo, Pablo, os ruego por la mansedumbre y bondad de Cristo” (2 Corintios 10: 1). En 2 Corintios 10, el apóstol Pablo nos recuerda que siempre se comportó como un siervo de Dios y de [...]

“En cuanto a la ayuda para los santos, es por demás que yo os escriba, pues conozco vuestra buena voluntad” (2 Corintios 9: 1, 2). En 2 Corintios 9, Pablo sigue estimulando a la caridad. [...]

“Sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor y luego a nosotros, por la voluntad de Dios” (2 Corintios 8: 5). Una vida piadosa es religiosa, santa, fiel, y coloca todo lo que [...]

“Porque, en las grandes tribulaciones con que han sido probadas, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad” (2 Corintios 8: 2). En 2 Corintios 8, el apóstol [...]

“Ahora me gozo, no porque hayáis sido entristecidos, sino porque fuisteis entristecidos para arrepentimiento, porque habéis sido entristecidos según Dios” (2 Corintios 7: 9). Pablo les había escrito una carta muy dura, hecho que lo [...]

“Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios” (2 Corintios 7: 1). En 2 Corintios 7, el apóstol [...]