Martes 1 de Diciembre – JUAN ELIOT – Devocion Matutina para Jovenes 2020

Al que ayuda al pobre no le faltará nada, en cambio, los que cierran sus ojos ante la pobreza serán maldecidos. Proverbios 28:27.

Aquí tiene su sueldo, pastor -le dijo el tesorero de la iglesia, entregándole un paquete de dinero envuelto en un pañuelo-, ¡Está completo, casi diez libras!

-A decir verdad, lo has atado muy bien -dijo el pastor Eliot al observar la cantidad de nudos que había hecho al pañuelo.

-Eso es para que no lo regale todo antes de llegar a casa -le respondió el tesorero-. En realidad, es usted demasiado generoso, pastor.

-Es que no puedo evitar regalarle al necesitado -respondió el pastor, mientras guardaba el paquete en su bolsillo-. Además, ¿doy la impresión de estar hambriento?

-Bueno… no, señor -respondió el tesorero de la iglesia.

El pastor Eliot era un hombre fuerte, de mejillas redondeadas y barbilla doble.

En vez de dirigirse directamente a su casa, el pastor Eliot se desvió por una de las calles secundarias de Roxbury, Massachusetts, donde vivía una familia muy pobre en las afueras de la población.

-¿Cómo van las cosas? -preguntó al entrar, mientras su ojo avezado percibía las mejillas retraídas de los niños, la frente marcada por la preocupación de la madre y la escasez de alimentos en la mesa.

-El Señor quiere que comparta algo con ustedes -dijo el pastor al sacar el bulto de dinero y ponerlo sobre la mesa.

Los niños rodearon al ministro mientras trataba de deshacer los nudos. Parecía que mientras más lo intentaba, más se apretaban.

-No importa -dijo el pastor, entregando a la madre necesitada el bulto con el salario de un mes entero-. Parece que es la voluntad del Señor que lo reciba todo.

No hubo un hombre más satisfecho y feliz en todo Roxbury que Juan Eliot cuando regresó a casa con las manos vacías. Tenía la certeza de que el Señor le devolvería todo lo que había regalado.

Además de pastor en Roxbury, Juan Eliot viajaba a caballo hasta las aldeas indígenas más cercanas. Ganó más de mil almas solo entre los indígenas, y capacitó a 24 pastores indígenas. Además, tradujo la Biblia al dialecto algonquino para sus nuevos conversos.

Radio Adventista

View all contributions by