Lunes 17 de Enero – Seguir creyendo – Devocional para Adultos 2022

«Mientras él Jesús aún habló, llegó de casa del alto dignatario de la sinagoga, diciendo: “Tu hija ha muerto, ¿para qué molestas más al Maestro?”». Marcos 5:35

«MIENTRAS HAY VIDA HAY ESPERANZA», escribió Cicerón, el renombrado orador romano. Pero, de acuerdo a nuestro texto para hoy, la hija de Jairo, el jefe de la sinagoga, ya había muerto. ¿Para qué seguir importunando al Maestro?

Temprano, ese mismo día, Jairo había salido en busca de Jesús y, al encontrarlo, de rodillas le había rogado que sanara a su niña, su hija única, de apenas doce años (Luc. 8: 42). El solo hecho de pedir ayuda al Señor revela lo desesperado que Jairo estaba, porque para ese entonces ya los fariseos habían comenzado <a tramar con los herodianos como matar a Jesús» (Mar. 3:6, NVI). Se habían confabulado porque, en sábado, Jesús había sanado en la sinagoga a un hombre que tenía una mano paralizada (Mar. 3:1-6). ¡Y Jairo era, precisamente, un alto dignatario de una sinagoga!

Arriesgando su elevada posición en la comunidad, Jairo acudió a Jesús. Pero justo cuando Jesús se dirigió a casa de Jairo, lo detuvo el toque de una mujer que padecía de una hemorragia de sangre (Mar. 5:25-34). No sabemos cuánto tiempo demoró el Señor atendiendo a la mujer enferma, pero en algún momento de esos preciosos minutos, la niña murió. ¿Y ahora qué podía hacer Jairo? Él había acudido a Jesús para que sanara a su niña enferma, no para que la resucitara.

-Tu hija ha muerto dijeron los mensajeros. Todavía repercuten en su mente esas palabras, cuando escucha la voz de Jesús: -No temas, cree solamente -le dice el Señor.

Según se desprende del tiempo verbal en griego, lo que el Señor le dice es: «Sigue creyendo».* Ya Jairo había mostrado fe al acudir a Jesús, pero ahora debía seguir creyendo. Dice el relato que cuando llegó a la casa de Jairo, Jesús «entró a donde estaba la niña, la tomó de la mano y le dijo: “ Talita cum (que significa: Niña, a ti te digo, ¡levántate!)» Entonces «la niña se levantó en seguida […], y todos se llenaron de asombro» (vers. 40-42, NVI).

¿Alguna selección para nosotros? ¡Por cierto que sí! Esa lección la señala Warren W. Wiersbe cuando escribe que cuando a nuestro alrededor el mundo parece desplomarse, todo lo que hemos de hacer es aferrarnos a las promesas de Dios.**

O sea, ¡seguir creyendo, a pesar de todas las evidencias en contra!

Querido Jesús, cuando todo a mí alrededor esté colapsando, y parezca que mis oraciones no tienen respuesta, ayúdame a seguir creyendo en tus preciosas promesas.

*Leon Morris, El Evangelio según San Lucas, William B. Eerdmans, 1979, p. 161. ** Warren W. Wiersbe, Wiersbe Expository Outlines of the New Testulinert, Victor, 1992, p. 115.

Radio Adventista

View all contributions by